martes, 21 de diciembre de 2010

Descartando los argumentos "Las Crueldades del Ateísmo" de Peter Masters (VI)

Continúo con las entradas de lunes, martes, miércoles, viernes de la semana ante pasada y miércoles de la semana pasada:


6. El Ateísmo es Intensamente Cruel en sus Efectos:

Hay otra negra característica del ateísmo. Es sin lugar a dudas,
la fuerza más cruel en el mundo de hoy, que desata la lujuria y la violencia a un nivel que nunca alcanzarían si no fuera por su influencia. ¿Nos hemos preguntado alguna vez por qué hay tanto abuso en contra de los niños, comparado con épocas anteriores? Vivimos en una época en la que los niños que están por nacer pueden ser asesinados al gusto, y en la que los niños son frecuentemente descuidados cuando sus padres se divorcian. ¿Es sorprendente entonces que la dureza de los padres abarque el abuso indecente en contra de los niños? El ateísmo ha enseñado a la gente a complacerse a sí mismos y a despreciar al Dios que todo lo ve. ¿Hay acaso algo sorprendente en eso? Quitemos la existencia de Dios, aun su posibilidad, de la vista de la gente, y veremos que van de mal en peor, escalando niveles inusitados de avaricia, lujuria, deslealtad, violencia y crimen. Esta es la crueldad potencial del ateísmo.

Explicación del vigésimo tercer argumento absurdo: El ateísmo es la fuerza más cruel en el mundo...siempre un creyente sale con este tipo de pseudoargumentos es interesante preguntarle ¿cuántas guerras se han producido en nombre de dios y cuantas en nombre del ateísmo?, ¿cuántos inocentes se sacrificaron a lo largo de la historia por hacer valer una idea religiosa?, ¿cuántas personas han sido discriminadas o vilipendiadas por no compartir las creencias religiosas de las mayorías?

El autor pretende ligar la actual (según él) escalada de violencia y lujuria con la existencia del ateísmo. Dice que nunca ha habido tanta violencia o lujuria desencadenada e incluso liga el abuso de menores con la falta de creencias en dios. No estaría de más actualizar los datos y hacer recuento de los abusos realizados contra menores dentro de la Iglesia Católica, o los pastores que abusan o, en el Islam que se permite el matrimonio preestablecido, sin consentimiento, de hombres mayores con menores de edad. Todo eso pasa desapercibido con la afirmación realizada. Obviamente el razonamiento es una falacia non sequitur ya que además de no seguir la conclusión a las premisas, el autor desconoce (o pretende desconocer) la historia, en la cual los abusos contra menores no fueron menos ni más, simplemente ahora existen sistemas legales para hacer valer los derechos humanos y condenar a quienes corrompen a un menor. El tema del divorcio ya fue tratado en una anterior entrega y en nada tiene que ver con respetar o no una creencia.

Por otra parte, el razonamiento de castigo-premio para mantener una cierta moralidad o creencia ha sido refutado con éxito, especialmente cito la entrada aquí escrita llamada "Simplemente hay que ser bueno por que sí", donde se demuestra que ligar conducta a castigos o premios (la existencia de dios, ese ojo vigilante que todo lo ve y nos premia o nos castiga si no aceptamos sus normas) es una mala idea.

La consecuencia del ateísmo es la aceptación de la realidad, sin medias tintas ni disfraces: estamos acá, formamos parte de una sociedad donde vivimos y aceptamos tácitamente sus normas conductuales nacidas de la interacción humana espontánea. No hay más, vivimos sin más propósitos que los que nosotros nos fijamos y al morir, todo acaba. Punto. Duro y chocante, pero cierto.


Cuando leemos sobre gente que sufre a consecuencia de engaños, fraudes, crímenes sexuales o violencia desenfrenada, debemos entender claramente que todo ellos se debe a la crueldad del ateísmo y la cooperación de gente irrazonable que sigue promoviéndolo, sin importar todo lo que está ocurriendo. En medio de un flujo incesante de deprimentes estadísticas, recientemente hemos escuchado que al menos una de cuatro mujeres (ya sea casadas o no), será golpeada o maltratada por su compañero en algún punto de su relación. ¿Qué es lo que ha ocurrido en la sociedad, que logra convertir a los hombres en tales monstruos? ¿Qué ha sucedido para que pueda engendrar individuos tan cobardes e incontrolables? La respuesta es: el ateísmo.

Explicación del vigésimo cuarto argumento absurdo: En este punto me centro en la acusación que el ateísmo es la fuente de la violencia hacia la mujer. Nuevamente no existe motivo para afirmar dicha situación y, por si fuera poco, donde si existen suficientes apartados misóginos, machistas y que promueven la violencia de género es en la Biblia tal y como hemos establecido en la entrada llamada Citas bíblicas y violencia de género.

Han sido las actuales religiones (cristianismo e islamismo, principalmente) las que han sentado las bases de una sociedad machista y misógina, relegando a la mujer a un segundo plano.

El ateísmo, con el paso del tiempo, deshumaniza a la gente y la sujeta a sus propias pasiones, empujando a muchos, más allá del poder del dominio propio, hasta los límites de un comportamiento repugnante y degradado. Consideremos también la crueldad infligida sobre toda una generación de niños que crece fuera de un sistema razonable de castigos que les enseñe a respetar tanto las reglas como a los seres humanos que les rodean. El ateísmo insiste en la "bondad innata" de los niños y por lo tanto suprime toda disciplina. ¿Pero será capaz el ateísmo de librar a un gran número de esto jóvenes de una criminalidad temprana y de un crecimiento sin "carácter" y sin dominio propio?

Explicación del vigésimo quinto argumento absurdo: No es cierto que el ateísmo elimina la humanidad de las personas, es al contrario. Es normalmente la actitud del creyente fanático, dispuesto a responder a los intereses de terceros (dios, cura, pastor, etcétera)  que elimina la humanidad de las personas, identificandocivilización medianamente razonable.

Respecto de castigos y premios ya se ha tocado el tema anteriormente.

Por otra parte, es falso que el ateísmo considere que las personas son bondadosas por naturaleza. Eso no es cierto aunque gracias a la evolución tendemos a la ayuda mutua, a cooperar con otros. La eficacia de la cooperación social está comprobada y si vivimos en sociedad no es porque somos buenos o malos, sino porque nos ayuda a sobrellevar mejor nuestras necesidades como seres humanos. Sentar las bases de disciplina de un niño no tiene nada que ver con la creencia sino con normas conductuales y morales que la rigen la convivencia. El problema se presenta cuando el creyente mezcla y confunde las normas conductuales con las religiosas, creando una amalgama en la mente del menor respecto a qué es permitido porque dios lo permite y que no lo es porque la sociedad lo exige así, ubicándolo en una misma escala de valores. Como se ha mencionado, algunas veces la conducta social y el "pecado" se mezclan en una misma conducta prohibida, pero otras veces no es así y en ese caso la conducta social que es pecado, pasa a tratar de ser prohibida por el creyente sin sustento lógico, social o moral alguno. Ese es el riesgo de mezclar esas normas ya que finalmente no responderán a las necesidades reales del individuo dentro de la sociedad, sino a las de un grupo religioso.

Continuaremos con las últimas 2 entregas otros días...

5 comentarios:

Daywalker dijo...

En resumen el tal Peter Masters vive al revés y hace un increible trabajo de proyeccion de las falencias de su religión, en el ateísmo.

Cállate Carmen dijo...

Leer al tal Peter me dio gracia. La religión ha reprimido al hombre dunrante muchos años y le ha dado la potestad a unos cuantos de hacer con el resto de las personas lo que quisieran con la excusa de un Dios. Realmente estos argumentos que nos da no convencen ni al mas ferviente religioso.. el problema no es el ateo, el problema es la sociedad.

Anónimo dijo...

Maese
Gracias a q se descarriaron algunos de la estupida religion, es por lo q podemos estar tecleando esto desde nuestros hogares, oficinas, cafes etc. Y mas aun, dejando de lado a dios, el avance de la medicina ha sido tan impresionante, q hasta los curas y pontifices y gerentes generales del vaticano, se atienden en los mejores hospitales del mundo. Y gracias a la tecnologia atea de internet, es posible estudiar la historia de esa fantasia q, en la conquista, apoyo el abuso, la rapiña y la destruccion de las culturas prehispanicas.
Un saludo y felices dias de asueto de fin de año
adrian

Alive dijo...

Qué irónicos son muchos de los argumentos que utiliza Peter Master... vincula ciertas cosas al ateísmo, culpándolo de ellas, cuando en realidad es la religión la culpa.
Buen blog, por cierto.

Saludoss.

Señor de Xibalba dijo...

Gracias por los comentarios, son varias veces que me han comentado que parecieran ser argumentos aplicados a las religiones y que Masters simplemente les dió vuelta. El problema es que el creyente sin mucha formación los acepta y ya, creyéndose lo que dice ese tipejo. En fin, para que existan los embaucadores se necesitan dos personas: el que engaña y el que se deja engañar, Saludos