lunes, 27 de julio de 2009

La necesidad religiosa de inculcar creencias a los niños



El adoctrinamiento religioso debe de iniciar temprano y mientras más pronto, mejor.

El motivo es lógico ya que mientras más pronto se inicie con ello, más pronto se generará una dependencia del niño respecto de dios-religión y un vínculo entre lo bueno y lo que la religión implantada diga y, en contrapartida, lo malo será lo que va en contra de la religión.

En ese orden de ideas, mientras más pronto se logre dicho adoctrinamiento, más difícil será considerar otras formas de pensar.

La religión aprovecha la predisposición natural del niño de generar relaciones con personajes imaginarios y comprender lineamientos básicos morales.

En el reportaje de El Pais llamado Dios habita en el cerebro de Javier Sampedro (bastante interesante por cierto), se puede leer:

"Todos los niños entablan relaciones sociales importantes y duraderas con personajes de ficción, amigos imaginarios, familiares desaparecidos, héroes invisibles, novios figurados...",


Cita de Pascal Boyer, de la Universidad de Washington en Saint Louis en el artículo referido.

Esa "... práctica constante con ese tipo de "agentes no físicos", de hecho, puede explicar parte de la extraordinaria destreza social de nuestra especie, muy superior a la de los demás primates. Y desde ahí, el científico de Washington sólo ve un pequeño paso hasta otros "agentes no físicos" como espíritus, dioses y demonios, "intangibles pero implicados socialmente".

Aprovechando esta predisposición humana a crear y aceptar seres imaginarios, la religión fomenta la generación de uno, todopoderoso, que establece las normas físicas, naturales y conductuales de la humanidad.

Este ser (dios) dicta normas morales a través de la religión, estableciendo un vínculo religión-moral-beneficio que no necesariamente es correcto.

La psicología experimental indica, [...] que los niños comprenden los imperativos morales básicos, como los relativos al trato justo y al daño a sus semejantes, desde que están en edad preescolar. Eso es antes de que puedan comprender esos conceptos abstractos y con independencia del entorno religioso en que se obtengan los datos. La neurobiología, por otro lado, ha revelado nexos muy relevantes entre los juicios morales y algunas de las emociones humanas más básicas y universales.

Uno de los nodos centrales de la red emocional del cerebro es el córtex prefrontal ventromedial (VMPC). Los pacientes que tienen destruida esa zona del córtex muestran una disminución general en su capacidad de respuesta emocional y una marcada reducción de las emociones sociales -como la compasión, la vergüenza y la culpa que están estrechamente relacionadas con los valores morales-.

En otras palabras: No es necesaria la religión, ni ningún dios, para comprender imperativos morales básicos y, por dicho motivo, tampoco para generar normas sociales de conducta que fácilmente pueden aprenderse y desarrollarse por la interacción social.

Por dicho motivo, la religión URGE de entrar al cerebro del creyentes desde la más temprana edad para crear el vínculo dios-relgión-moral-beneficio que en caso contrario muy probablemente no existiría.

Afortunadamente en la mayoría de países medianamente civilizados, la religión ya no se imparte en las escuelas públicas, pero los religiosos no pierden ninguna oportunidad para alegar que es un error, ya que en caso contrario (no educación religiosa) se irá a una quiebra moral. Así lo menciona el Cardenal Antonio María Rouco Varela, Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española: "El humanismo que excluye a Dios es inhumano", lo cual es falso e infundado. Dios ni es moral ni es ético, ningún ser imaginario puede serlo, mucho menos la religión (cualquiera) que vela por sus propios intereses.

El riesgo de mantener ideas de educación religiosa puede ser grave, como la noticia del día de hoy en Nigeria en donde se aprecia como un grupo de radicales islamistas quienes creen que "... las escuelas occidentales son contrarias a la ley islámica..." y, en represalia por la captura de algunos de sus líderes, han causado atentados con un aproximado de 150 muertos y la amenaza más ataques.

El derecho a la educación es un Derecho Humano reconocido universalmente y, bajo ningún punto de vista, puede o debe estar relacionado o supeditado con el aspecto religioso. Lo contrario acarrearía su inaplicabilidad universal y la desigualdad de los educandos.

4 comentarios:

Bayo dijo...

Hola:

Para mi este tema es clave. Por un lado, las creencias organizadas se mantienen en el tiempo (único motivo lógico para perdurar por tantos años) y, por otro lado, agreden los pilares fundamentales de una sociedad pensante (libre).

Saludos.

Bayo

Señor de Xibalba dijo...

Hola mí amigo:

efectivamente las instituciones religiosas organizadas se mantienen en el tiempo, sin embargo su mantenimiento temporal se deriva de su mutación y su capacidad de evolución social, adecuándose a las necesidades de ellos mismos y de sus seguidores.

Por eso tienen mayor auge las tendencias como el protestantismo, donde las condiciones son menos duras para el creyente. Claro, dentro de lo que cabe.

Saludos

Bayo dijo...

Hola Señor de Xibalba:

Comencé a leer "Dios está en el cerebro", de Matthew Alper ...

Saludos.

Bayo

Señor de Xibalba dijo...

Tal vez lo prestas cuando termines XD