lunes, 26 de enero de 2009

El Papa restituye al negacionista Richard Williamson, entre otros lefebvristas


Como comenté en su momento, debíamos estar pendientes del levantamiento de la excomunión a Richard Williamson y demás lefebvristas, tomando en cuenta la política de la Iglesia respecto el Holocausto. Una situación que se me había quedado en el tintero es la participación de Benedicto en las Juventudes Hitlerianas, situación que la Iglesia ha querido mantener tras bambalinas argumentando que fue obligado a participar en ello... bueno, como la propia Biblia dice: "Por sus frutos los conocereis" Mateo 7:20.

Por eso no nos debe causar sorpresa la nota en el blog Alerta Religión Alerta 71: Lefebvristas, bienvenidos a la Iglesia, donde se comenta que "... el Papa Benedicto XVI ha levantado la excomunión que pesaba sobre los cuatro obispos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (el movimiento cismático conocido como lefebvristas)..."

Apuntes importantes de la nota del blog son:

¿Qué creen los lefebvristas? Se oponen al ecumenismo, al diálogo interreligioso y a la libertad religiosa, aparte del liberalismo, el comunismo, el socialismo, el sionismo y el "modernismo". Lefebvre defendió a todas las dictaduras militares latinoamericanas, y consideraba que el franquismo era "el más acertado sistema político en lo referente a los valores católicos". Sus sacerdotes celebran la misa en latín, de espaldas y con mucho incienso. La orden cuenta con decenas de miles de seguidores y, sobre todo en Francia, controla escuelas, monasterios, muchos lugares de culto y hasta una universidad.


Y, sobre todo:
¿A qué viene esto? Al Vaticano no le importa si sus líderes y referentes sean mentirosos descarados, antijudíos, enemigos del diálogo y de la libertad, misóginos, fanáticos paranoicos, abusadores de niños... Lo que importa, lo único que importa, es la obediencia. Todo lo demás se puede perdonar. Pero si no hay obediencia, entonces no hay comunión con la Santa Iglesia, y si no hay comunión, el acceso a la salvación está cortado.
Para apuntar algo extra: la santa sede ha defendido la posición del papa, con lo que ha denominado "el nuevo estilo" derivado del propio Concilio Vaticano II, pese a que es a éste Concilio al que se opusieron y que generó la excomunión... ilógico... acá la fuente.
Acá la reacción de la comunidad judía, mostrando rechazo a la actitud del papa.
En la foto: Benedicto XVI como militante de las Juventudes Hitlerianas.

3 comentarios:

Luis dijo...

Yo tengo la esperanza de que cuanto más se radicalice la Iglesia, más fieles perderá, o más difícil lo tendrá para conseguir nuevos... No se, creo que se están alejando cada vez más de la realidad...

Saludos.

Pablo dijo...

Eso mismo que dice Luis opinan por aquí. Yo creo que Benedicto va a causar una reacción de rechazo que quizá sirva a la Iglesia, exponiendo y expulsando a lo peor de sí, o quizá la margine como una secta de lunáticos. O sea, puede ser como una vacuna o como una alergia. :)

It / Señor de Xibalba dijo...

El fanatismo es lo que quedará y en ese momento si deberíamos de temer a miles de catolicos fanáticos dispuestos ha ejecutar lo que se les diga como idiotas útiles. Triste pero cierto, gracias a ambos por los comentarios.