lunes, 26 de enero de 2009

Nueva Constitución del Bolivia: El principio básico para un Estado Laico


El fin de semana se aprobó la nueva Constitución del Bolivia impulsada por el presidente Evo Morales.

Independientemente de los motivos económicos o políticos que puedan subyacer en la aprobación, es imperante llamar la atención en los cambios del aspecto religioso que anteriormente existían.

En un país donde aproximadamente el 95% de los habitantes profesan la religión católica, resulta un verdadero hito que se haya decidió cambiar las condiciones que imperaban y fomentaban la injerencia de la Iglesia Católica dentro del Estado y los derechos individuales.

Los cambios actuales fomentan la división entre la Iglesia y el Estado, ya que "... la religión católica pierde el carácter oficial que tiene en el texto vigente." según la BBC.

Los cambios logrados son:

• La declaratoria que el Estado “es independiente de la religión”. Dicho cambio preocupaba a la Iglesia Católica ya que según ella "... ponía en riesgo la espiritualidad del pueblo boliviano." La pregunta del millón es ¿cómo pondría en riesgo dicha espiritualidad? lo que verdaderamente pone en riesgo es la posición de la Iglesia Católica respecto de todas las otras religiones o sectas, toda vez que elimina la protección constitucional que tenía.

• "El derecho a la vida, sin especificar si es desde la concepción, lo que en criterio de grupos conservadores, podría abrir la puerta a la legalización del aborto". Aunque la antigua constitución tampoco especificaba el momento en que iniciaba la protección al derecho a la vida, por lo que el mismo riesgo era existente.

• "El reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, sin detallar a qué se refieren."

• "El reconocimiento de “las familias”, como si existieran otro tipo de familias que no están formadas necesariamente por un hombre y una mujer, tal como lo afirma la Iglesia Católica."

Respecto a éstos dos últimos, nuevamente se nota la indebida injerencia de la Iglesia Católica en los derechos individuales, que al final de cuentas es lo que la Constitución de cualquier país debe garantizar: el irrestricto respeto a los derechos de los seres humanos, sobre todo sus derechos de acción y seguridad jurídica.

Los derechos sexuales y reproductivos del ser humano NO deben formar parte del marco de decisión y/o acción de ninguna institución, mucho menos de una iglesia.

Las familias no deben restringirse a hombre y mujer, toda vez que dejan de lado familias monopaternales, para empezar.

Se ha avanzado exponencialmente por Bolivia y sus habitantes; un ejemplo para muchos otro países y un logro para los derechos individuales... un aplauso para ellos.

2 comentarios:

Pablo dijo...

Felicitaciones para los bolivianos, que van a tener una de las constituciones más progresistas del mundo, a pesar de haber sido bombardeados con propaganda mentirosa para que votaran en contra.

It / Señor de Xibalba dijo...

La letra muerta de la Constitución de Bolivia ofrece mucho, esperemos que cuenten con la infraestructura administrativa y legal para ejecutarla y que no cedan a los grupos de presión, saludos y gracias por el comentario.