martes, 15 de marzo de 2011

Prueba o castigo, depende de qué lado de la creencia se esté

Prueba o castigo, para el creyente no hay otra forma de excusar los males que ocurren en el Mundo. Prueba para aquellos creyentes. Castigo para aquellos no creyentes o que no comparten sus creencias.

La prueba se basa en la idea que como dios no puede ser malo con sus "elegidos" lo único que puede justificar que ocurra algo no deseado es que ese dios, todo bondad y todo amor, los pone a prueba. Bueno, de hecho no sería la primera vez sino pregúntenle al pobre de Job que fue puesto a prueba por dios para ganarle una apuesta al diablo (Libro de Job) por mencionar un ejemplo. La cuestión es que el argumento se queda bastante corto cuando se pone en perspectiva la supuesta omnisciencia y la omnibenevolencia de dicho ser ya que de nada sirve poner a prueba y hacer sufrir a un ser si de antemano se sabe cuál será el resultado, especialmente si además se tiene en cuenta que nada ocurre sin la voluntad de ese supuesto dios...

Claro que esa prueba (según el creyente) es la preparación de un camino para algo mejor ¿cuántas veces no hemos escuchado que nada pasa porque si, sino que debe de existir un motivo para lo malo? siendo así, volvemos al absurdo del argumento anterior ya que si ese supuesto dios bien podría evitar lo malo, pero simplemente no lo hace sino que al contrario fomenta el sufrimiento para lograr sus propios objetivos que, claro están, deberán ser aceptados por el ser humano le guste o no.

Ahora bien, esto es respecto de creyentes pero si exactamente lo mismo ocurre con no creyentes o con quienes no comparten dichas creencias, se podría entender que un mismo mal es un castigo o un llamado para regresar a los "caminos del señor".


Finalmente, la existencia de elementos aleatorios y fortuitos en nada tienen que ver con la existencia de seres indemostrados y fantásticos. Simplemente, estas posturas de prueba o castigo son justificaciones humanas para tratar de entender uno de los misterios de nuestra existencia, ese agujero donde dios todavía habita: ¿por qué nos pasan cosas malas?, ¿estamos sujetos a una voluntad divina o no somos más que pasajeros en un mundo a la deriva en la infinitud del Universo? lo primero reconforta hasta cierto punto. Lo segundo da miedo, pero es lo más seguro hasta el momento ya que siendo consecuentes con las cualidades divinas, la existencia de desastres y el consecuente sufrimiento nada tiene que ver con la actual idea del dios todo amor.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Dios es la forma más fácil y cobarde de darle responsabilidad a otro ente cuando sabemos que es únicamente nuestra.
Gracias por tu blog (que sigo a cada actualización, aunque no soy muy dado a contestar casi siempre por falta de tiempo). Me alegro que haya cada vez más gente que se dedica a exprimir las pocas neuronas que tiene el ser humano para despertar a las del resto.
Si no te importa iré compartiendo los artículos de tu blog (poniendo la dirección del mismo para que los demás lo puedan ir leyendo) en mi facebook.
Merci

silvia dijo...

En los años setenta hubo un terremoto en Huaraz - Perú, el cual propició a los pocos minutos que todo un pueblito quedara enterrado por un huayco. todo el mundo dice que dios los castigó porque este era un pueblo como sodoma y gomorra. Esta tipo de argumentos es uno de los mas usados por los creyentes ante un desastre natural.
Si es cierto que existe un dios que castiga a los que se portan mal, porque no fulmina de un rayo a todos los políticos corruptos que hay latinoamérica o mejor aun a la inmensa cantidad de curitas pedófilos que son apañados por su misma iglesia.