miércoles, 13 de octubre de 2010

Escepticismo para niños: Cri Cri

¿Debemos fomentar el escepticismo en los niños? Si, a no ser que quieras que tú hijo se crea todo lo que le dicen. Ahora bien, el escepticismo, para generar conocimiento real debe ser crítico. Ello significa que lo que se busca es que ponga en tela de juicio toda la información que reciban, pero con bases lógicas y sustentadas, utilizando para ello procedimientos y métodos verificables. En caso contrario llegamos al otro extremo del fanatismo: aquellos que no se creen ni siquiera que es real la propia realidad (aunque acá hay mucha tela que cortar pero no es esta la entrada).

De hecho es importante combatir la necesidad religiosa de inculcar las creencias en los niños y a veces encontramos, si ponemos atención, cápsulas de escepticismo donde menos lo creemos.

Hace unos días escuchaba con mis hijos la canción de Cri Cri (Francisco Gabilondo Soler), El Fantasma, en la cual narra como existe la leyenda de un fantasma pero al verlo, resulta ser un sujeto mal bailarín y pelón (me recordó a mí, por cierto) que le presenta mil y una excusas para justificar su apariencia no fantasmal... un fantasma de publicidad, lo llama. Esta canción le propone a los niños la idea que al investigar se pueden descartar hechos o seres sobrenaturales. Les dejo la música:





Cri Cri tiene todo un mundo de fantasías en sus canciones que estimulan la imaginación. Sus narraciones dejan claro que ese mundo no es un mundo real, es un mundo de cuentos. En esos cuentos le presenta al niño una gran cantidad de la información útil. Resultaría ser una de las primeras recomendaciones haciéndo la salvedad obvia que el niño debe escuchar con un adulto los cuentos y canciones para solventar cualquier duda que pueda tener, pero sobre todo  para explicarle precisamente dónde termina la fantasía y empieza la realidad.

En esta web pueden escuchar on line y bajar a sus PC los cuentos y canciones de Cri Cri.

5 comentarios:

Mar-o dijo...

Hermano, que belleza de post...excelente, yo tengo hijos y en verdad que resulta todo un desafío educarlos, con tanto bombardeo absurdo que abunda en casi todos los medios de nuestras sociedades.

Me encantó...y me reí con lo de "mal bailarín y pelón".

Saludos
Mar_o

Enrique Arias Valencia dijo...

Xibalba: excelente. ¡Me alegraste la mañana! En verdad, excelente. Te invito a que leas un artículo mío donde usé una canción de Cri Cri para hablar del ciclo del agua.

Voy a enlazar tu artículo al mío.

¡Salud e inquieta alegría!

Aquí el mío:

http://ariastotelesplatonico.blogspot.com/2010/01/mama-humboldt.html

Señor de Xibalba dijo...

Hola, gracias por los comentarios.
Me divertí mucho haciendo la entrada y Cri Cri es diario en la casa. Escuchamos y bailamos (mal yo, por cierto) con mis hijos. Es mejor eso que tenerlos de zombies en la TV.

Enrique: gracias, me voy a leer la entrada.

Saludos

Daywalker dijo...

En "Sin Dioses" puse en mi historia personal de "cómo perdí la fe" que cuando a los 5 años me mudé de barrio ahi recién conocí lo que era las supercherias, fantasmas, idolatría, etc. Obviamente los otros niños traían a este nuevo barrio todo su bagaje cultural, que implicaba eso.

Otro..: Pues a uno de niño le inculcan valorar la verdad por sobre las cosas, y a la vez el respeto a los mayores. A los 7, 8 años en una reunión familiar había una tía que hablaba de duendes, que entraban a molestar a los nenes no bautizados.. Yo iba a replicarle.. por qué? Dé donde me saca eso? y los primos mayores me callaban, me censuraban.
Y hablaba de manera tan vívida..!!

La verdad es que muchas décadas después tuve que callar a mi tío en pleno almuerzo familiar, pro andar diciendo cosa sobre "el fantasma de su perro". Le exigí pruebas contundentes.. que obvio no me las dió- a pesar que siempre llevaba su cámara fotografica para todos lados. Además que estaba asustando a mis hermanas mucho menores que yo.
Y no me importa que en navidad me haya regalado juguetes.

Ahora de cuarentón aun me topo con gente que me dice eso inclusive la madre de una pareja que tuve, a quien simplemente le digo que se calle la boca si es que no tiene pruebas de los duendes. Por lo menos debe haber un esqueleto de alguno, no? Entonces mejor que se preocupe de fumigar su casa que a mi me parecen huellas de roedores y no de duendes.

Minerva dijo...

Ah, yo crecí con sus canciones.
La verdad tiene unas muy buenas, ptras no tanto.
Pero algunas te desarrollan la imaginación.
Excelente me remonté a mi lejana infancia.
Un saludo.