jueves, 22 de julio de 2010

Algunas ideas respecto de la petición de indulto de la Iglesia chilena a favor de ex militares condenados por crímenes de lesa humanidad


Se vuelve una constante creerse por encima de la ley... al menos en eso son consistentes, creen ser superiores a los demás en distintos aspectos. Uno de ellos es el creerse sujetos a leyes y normas NO humanas por lo que los castigos "mundanos" resultan parecerles de segunda categoría... exacto, hablo de los creyentes (cosa rara) y específicamente de la Iglesia chilena que según la nota de ElPaís "... ha pedido al presidente Sebastián Piñera que celebre el Bicentenario de la independencia del país, con un indulto en las cárceles. La solicitud ha levantado no poca polémica, ya que incluye explícitamente a los ex militares condenados por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura de Pinochet.".

Dos situaciones se desprenden de dicha solicitud:

La obvia falta de memoria de la que siempre ha adolecido la Iglesia y su absoluto descaro.

El documento por medio del cual solicitan dicho indulto está colgado en la página del diario referido y se denomina Una mesa para todos en el Bicentenario. Lo interesante es que pretende justificar la condena dictada contra torturadores y asesinos del régimen chileno manifestando que "... el Papa nos advertía que abstenerse de acciones promocionales en favor del recluso significaría reducir la prisión a una suerte de venganza social.", por lo que ahora resulta que respetar el Estado de Derecho y la correcta división entre los poderes del Estado al mantener vigente y aplicable una sentencia condenatoria dictada legalmente puede ser una venganza social... claro, lo dijo el Papa ¿por qué dudarlo?

Es por situaciones como esta que la Iglesia debería mantener su campo de acción dentro del marco religioso ya que cuando las opiniones e ideas están influenciadas por situaciones completamente subjetivas y fuera del correcto foco objetivo que presenta el respeto por el verdadero orden institucional y estatal, se dan comunicados de este tipo.

Pero lo más irónico de todo es este razonamiento respecto del motivo por el cual otorgar el indulto: "No olvidemos que no todos ellos tuvieron igual responsabilidad en los crímenes que se cometieron... La reflexión debe distinguir, por ejemplo, el grado de responsabilidad que le cupo a cada uno, el grado de libertad con que actuó, los gestos de humanidad que tuvo y el arrepentimiento que ha manifestado por sus delitos." ya que la Iglesia, además de dudar de los procedimientos judiciales finalizados que han concluido en sentencias condenatorias, considera que no debe haber un castigo sin que este tenga la posibilidad de ser revisado ¿no está ese razonamiento en abierto conflicto con su idea del castigo eterno...?

El lector objetivo debe tomar en cuenta que la Iglesia pregona situaciones como la condena a los homosexuales, los anticonceptivos, va en contra de quienes no comparten las ideas de amor y familia tal y cual ellos las entienden PERO está dispuesta a solicitar el indulto de presos condenados por violaciones, torturas, asesinatos y demás violaciones a los derechos humanos. Presos que fueron condenados mediante procedimientos judiciales y llevados a la cárcel al amparo de un ordenamiento legal que ha demostrado su culpabilidad fuera de cualquier duda razonable. Parece ser que su escala de valores no está muy clara que digamos... pero ¿qué podemos esperar de una institución que se vió favorecida durante la dictadura de Pinochet, que no dijo nada y que avaló la misma?

1 comentario:

Iñaki Zárate dijo...

Soy colombiano y solo tengo que decir (con el perdón de uds) que son unos hijos de puta estos curas y obispos deberian cortarles la lengua y fracturarles las extremidades como hicieron con Victor Jara. Excelente blog un abrazo hermanos suramericanos.