jueves, 9 de julio de 2009

Absurdos "argumentos" de la Iglesia respecto la fecundación in vitro



Victoria Anna, la primera niña probeta nacida en España en el Instituto Universitario Dexeus cumple el próximo domingo 25 años,...


La chica es una persona desarrollada mental y físicamente, producto de la ciencia y del proceso científico de fecundación in vitro.

Fuera de su concepción, nada la distingue de cualquier otro ser humano.

Es el producto del avance científico, al igual que otros 8 mil aproximados al rededor del mundo.

¿Por qué alguien se opondría a ello? ¿por qué una institución consideraría que la fecundación in vitro no es correcta? ¿habrá algún motivo objetivo?...

La Iglesia Católica considera a través de la Instrucción Donum Vitae (citada en el artículo electrónico de Catholic.net llamado La fecundación in vitro y su licitud moral) que: "El origen del ser humano es el resultado de la procreación ligada a la unión no solamente biológica, sino también espiritual de los padres unidos por el vínculo del matrimonio. Una fecundación obtenida fuera del cuerpo de los esposos, queda privada, por esa razón, de los significados y de los valores que se expresan mediante el lenguaje del cuerpo, en la unión de las personas humanas".

Por lo que, de forma parcializada y con el objetivo de fomentar sus propios intereses, se argumenta:

Que el origen del ser humano es, no debe ser, el resultado de la procreación (obvio) ligada con la unión biológica (obvio) y (ni obvio ni probado) espiritual de los padres unidos por el vínculo del matrimonio (absurdo, tendencioso y en fomento de sus propias ideas).

Continúa diciendo que la fecundación obtenida fuera del cuerpo de los esposos (in vitro) queda privada (falso y no demostrado) de los significados y valores (¿cuáles?) que se expresan mediante el lenguaje del cuerpo (¿cuáles y en qué forma?), en la unión de las personas humanas.

Dicho párrafo constituye un falso argumento para sustentar la idea que la concepción debe cumplir con lo que la Iglesia dice y que, todo lo que no encaje con eso, es malo.

Aunado a ello en el texto de la exhortación apostólica Familiaris Consortio, número 28, citado en el mismo artículo, se menciona: "La fecundidad es fruto y el signo del amor conyugal, el testimonio vivo de la entrega plena y recíproca de los esposos : el cultivo auténtico del amor conyugal y toda la estructura de la vida familiar que de él deriva, sin dejar de lado los demás fines del matrimonio, tienden a capacitar a los esposos para cooperar con fortaleza de espíritu con el amor del Creador y del Salvador quien por medio de ellos aumenta y enriquece diariamente su propia familia".

Nuevamente se trata de parcializar la idea, tratando de encontrar lo malo dónde no está:

El texto dice que la fecundación es (no debe ser) fruto y signo del amor conyugal (lo cual no es cierto siempre) el testimonio vivo de la entrega plena y recíproca de los esposos (dejando de lado cualquier relación no matrimonial aunque ella cumpla con dicha entrega, por lo que no importa en sí el amor o la entrega, sino el vínculo legal y religioso del matrimonio).

Menciona además que el cultivo autentico del amor conyugal (no de otros, aunque se amen), derivando una estructura familiar del matrimonio (lo cual no necesariametne es cierto), tienden a capacitar a los esposos (falso y no demostrado además que deja de lado cualquier relación no matrimonial) para cooperar con fortaleza de espíritu (falso y no demostrado) con el amor del Creador y del Salvador (¿cómo y en qué forma?, además de ser una falacia ad ignoratiam) quien por medio de ellos aumenta y enriquece diariamente su propia familia (falso y no demostrado).

Nuevamente el argumento carece de la mínima lógica y redunda en sostener a cualquier precio las ideas de la Iglesia.

Pero ¿por qué oponerse, incluso con argumentos tan absurdos e ilógicos, aceptados solamente por fanáticos? el verdadero miedo de la Iglesia es que se logre la concepción y fertilización sin la mano mágica de Dios. Allí el temor que sus fieles finalmente despierten de su letargo y reconozcan que no existe ese ente Creador de la vida que nos tiene en sus manos invisibles...

Actualmente se ha logrado crear espermatozoides humanos de células madres, es una etapa investigativa, pero si todo funciona correctamente podría ser que no fuera necesario incluso recabar células reproductivas de los padres (espera y óvulo) de modo que la actividad creadora de Dios sería un mito más que ha quedado en el olvido.


4 comentarios:

Minerva dijo...

Hola, conozco una pareja que tuvo que recurrir a tratamientos y llegó a la inseminación artificial, creo que no tiene nada de malo buscar las formas de tener una familia pues que no dijo el mismo Jesús " creced y multiplicaos" . Creo que la Iglesia está rebasada por los adelantos de la ciencia, al final tendrán que aceptarlos, pues la SANTA INQUISICIÓN ya no les funcionará en éstas épocas. Saludos.

Miguel dijo...

Si no fuera porque son ellos, estas opiniones no pasarían de ser eso, una opinión más de alguien más. El problema es que son ellos y por desgracia aún tienen poder a espuertas (aunque por suerte es poco comparado con el que tenían no hace tanto). Me da igual que tengan opiniones retrógradas, irracionales y absurdas; el problema es que tratan de imponerlas, pretenden embutirnos en la cabeza que ellos son la brújula moral del mundo, y lo peor es que con el poder que tienen, si nos descuidamos un poco volverán a recuperar sus privilegios.

Por eso hay que quitarles cuanto privilegio posea. Si la gente quiere acudir a misa no creo no pueda hacerlo porque los bancos del Vaticano estén menos podridos de dinero.

Lille Skvat dijo...

Los argumentos de la Iglesia, no solo en este caso, son absurdos. Es su forma de argumentar: insistir en lo absurdo :-(

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com/

Señor de Xibalba dijo...

Gracias por los comentarios:

Desafortunadamente la Iglesia continuará manteniendo sus absurdos mientras tenga gente que se los avale y acepte.

Saludos