miércoles, 2 de abril de 2014

Mientras más pronto se inculquen las creencias en los niños, más fácilmente aceptarán los absurdos religiosos

Como ha sido tratado en ésta, ésta y ésta entrada, existe una necesidad religiosa de inculcar la creencia en los niños y finalmente se vuelve un círculo vicioso: el padre, ampliamente convencido que hace bien, hace todo lo posible para que el hijo crea en lo mismo, sin más fundamento que es lo que él cree... ¿será lo correcto? para muestra un botón, poner a cargar a tu hijo una procesión no es muestra de ser alguien bueno, sino de aceptar ciegamente una creencia e inculcarla irresponsablemente a tu hijo: