martes, 18 de enero de 2011

Fragmento de lectura: Caín, la discusión con Dios después de la muerte de Abel

[...] La escena se repitió, invariablemente durante una semana, siempre un humo que subía, siempre un humo que podía tocarse con la mano y luego se deshacía en el aire. Y siempre la falta de piedad de abel, la jactancia de abel, el desprecio de abel. Un día caín le pidió al hermano que lo acompañara a un valle cercano donde corría la voz de que se escondía una zorra y allí, con sus propias manos, lo mató a golpes con la quijada de un burro que había escondido antes en un matorral, o sea, con alevosa premeditacion. Fue en ese momento exacto, es decir, retrasada en relación a los acontecimientos, cuando la voz del señor sonó, y no sólo sonó la voz, sino apareció en persona. Tanto tiempo sin dar noticias, y ahora aquí está, vestido como cuando expulsó del jardín del edén a los infelices padres de estos dos. Tiene en la cabeza la corona triple, en la mano derecho  empuña un cetro, un balandrán de rico tejido lo cubre desde la cabeza a los pies.
  • Que has hecho con tú hermano, preguntó, y caín respondió con otra pregunta
  • soy acaso yo el guardaespaldas de mi hermano?,
  • Lo has matado,
  • Así es, pero el primer culpable eres tú, yo habría dado mí vida por su vida si tú no hubieses destruido la mía,
  • Quise ponerte a prueba,
  • Y quién eres para poner a prueba lo que tú mismo has creado,
  • Soy el dueño soberano de todas las cosas,
  • Y de todos los seres, dirás, pero no de mi persona ni de mi libertad,
  • Libertad para matar,
  • Como tú fuiste libre para dejar que matara a abel cuando estaba en tus manos evitarlo, hubiera bastado que durante un momento abandonaras tu soberbia de la infabilidad que compartes con todos los demás dioses, hubiera bastado que por un momento fueses de verdad misericordioso, que aceptases mi ofrenda con humildad, simplemente porque no deberías rechazarla, porque los dioses, y tu como todos los otros, tenéis deberes para con aquellos a quienes decis habéis creado,
  • Ese discurso es sedicioso,
  • Es posible que lo sea, pero te garantizo que, si yo fuese dios, diría todos los días, Benditos sean los que eligieron la sedición porque de ellos será el reino de la tierra,
  • Sacrilegio,
  • Lo será, pero en cualquier caso nunca mayor que el tuyo, que permitiste que abel muriera,
  • Tú has sido quien lo ha matado,
  • Sí, es verdad, yo fui el brazo ejecutor, pero la sentencia fue dictada por tí,
  • La sangre que está ahí no la derramé yo, caín podía haber elegido entre el bien y el mal, si eligió el mal pagará por eso,
  • Tan ladrón es el que va a la viña como el que se queda vigilando al guarda, dijo caín,
  • Y esa sangre reclama venganza, insistió dios,
  • Si es así, te vengarás al mismo tiempo de una muerte real y de otra que no ha llegado a producirse,
  • Explícate,
  • No te va a gustar lo que vas a oír,
  • Que eso no te importe, habla,
  • Es muy sencillo, maté a abel porque no podía matarte a ti, pero en mi intención estás muerto,
  • Comprendo lo que quieres decir, pero la muerte está vedada para los dioses,
  • Sí, aunque deberán cargar con todos los crímenes cometidos en su nombre o por su causa,
  • Dios es inocente, todo sería igual si no existiese,
  • Pero yo, porque maté, podré ser matado por cualquier persona que me encuentre,
  • No será así, haré un acuerdo contigo,
  • Un acuerdo con el réprobo, preguntó caín, sin terminar de creerle lo que acababa de oír,
  • Diremos que es un acuerdo de responsabilidad compartida por la muerte de abel,
  • Reconoces entonces tu parte de culpa,
  • La reconozco, pero no se lo digas a nadie, será un secreto entre dios y caín,
  • No es cierto, debo estar soñando,
  • Con los dioses eso sucede muchas veces,
  • Porque son, como suele decirse, inscrutables vuestros designios, preguntó caín,
  • Esas palabras no las ha pronunciado ningún dios que yo conozca, nunca se nos pasaría por la cabeza decir que nuestros designios son inescrutables, eso es algo inventado por hombres que presumen de tener un trato de tú a tú con la divinidad,
  • Entonces no seré castigado por mi crimen, preguntó caín,
  • Mi parte de culpa no absuelve la tuya, tendrás tu castigo,
  • Siendo así, cualquier persona me podría matar,
  • No, porque pondré una señal en tu frente, nadie te hará daño, pero, como pago por mi benevolencia, procura tú no hacer daño a nadie, dijo el señor tocando con el dedo índice la frente de caín, donde apareció una pequeña mancha negra, ésta es la señal de tu condenación, añadió el señor, pero es también la señal de que estarás toda tu vida bajo mi protección y bajo mi censura, te vigilaré dondequiera que vayas,
  • Lo acepto, dijo caín,
  • No te queda otro remedio,
  • Cuándo comienza mí castigo,
  • Ahora mismo,
  • Puedo despedirme de mis padres, preguntó caín,
  • Eso es cosa tuya, en asuntos de familia no me meto, pero seguramente querrán saber dónde está abel, y supongo que no les vas a decir que los has matado,
  • No,
  • No, qué,
  • No me despediré de mis padres,
  • Entonces vete,
No había nada más que decir. El señor desapareció antes de que caín hubiera dado el primer paso. La cara de abel estaba cubierta de moscas, había moscas en sus ojos abiertos, moscas en la comisura de los labios, moscas en las heridas que había sufrido en las manos cuando las levantaba para protegerse de los golpes. Pobre abeleva y adán todavía les quedaba la posibilidad de engendrar un hijo para compensar la pérdida del asesinado, pero qué triste la gente sin otra finalidad en la vida que la de hacer hijos sin saber por qué ni para qué. Para continuar la especie, dicen aquellos que creen en un objetivo final, en una razón última, aunque no tengan ni idea de cuáles son y nunca se hayan preguntado en nombre de qué tiene que perpetuarse la especie, como si fuese ella la única y última esperanza del universo. Al matar a abel por no poder matar al señor, caín dijo su respuesta. No se augure nada bueno de la vida futura de este hombre.

Caín, autor: José Saramago, pag. 38 a 48 D.R. Santillana Ediciones Generales, S.A. de C.V. 2009 Primera reimpresión.

2 comentarios:

C. Marat dijo...

Muy buen fragmento y muy buen libro. También es bueno el diálogo final entre Dios y Caín.

zcgt21 dijo...

Con esos argumentos tan concisos es imposible siquiera tomar en serio la existencia de un dios que tiene una relación amor-odio con su creación, por supuesto los dioses son esos seres "perfectos" que nos aman pero nos odian, que se vayan al diablo todos los dioses
Tengo ese libro pero no he podido leerlo, en este momento estoy "El mundo y sus Demonios" del buen Carl Sagan, pero cuando termine empezare con Caín y después seguiré con el "Evangelio según Jesucristo"