jueves, 4 de marzo de 2010

Anti tauromaquia y algo más


No es admisible un espectáculo que requiera el sufrimiento de un ser vivo, frase de Jorge Wagensberg, dentro de las exposiciones que se llevan a cabo en la comisión de Medio Ambiente de la Cámara catalana, en España, para determinar respecto de la abolición o la permanencia de las corridas de toros y el posible cierre de las plazas en Cataluña, según ElPais.com.

Soy antitaurino. El sólo hecho de ver que otros hacen sufrir a un animal por mera diversión me causa repudio y desconcierto ya que no entiendo como un ser pensante puede hacer sufrir a un animal por mero esparcimiento, pudiendo evitarlo.

Cómo puede castigarlo impunemente derivado del único motivo que el animal haya nacido dentro de la categoría de toros de Lidia.

Cómo puede ponerlo en desventaja para con ello lograr dañarlo, herirlo y finalmente matarlo.

Cómo puede criar, alimentar y cuidar a un animal con el único fin de matarlo con alevosía, premeditación y ventaja.

Cómo puede utilizar sus mayores recursos en inteligencia, conocimiento y tecnología para cumplir con dicho fin.

Es por ello que creo que de entrada todos aquellos que defienden y disfrutan de la tauromaquia tienen distorsionadas ciertas percepciones respecto de la empatía hacia los animales, específicamente hacia los toros referidos.

Pero al revisar nuestro medio no es de extrañar estas actitudes ya que en nuestras sociedades se da realce a la muerte y se le celebra constantamente. De hecho es parte de la costumbre religiosa dicha celebración. La portación de un hombre muerto crucificado como símbolo de amor es un absurdo en sí mismo. Si bien la iconografía católica representa el supuesto sacrificio como un símbolo de abnegación, la verdadera celebración del católico no es la muerte como tal, sino la idea de una supuesta resurrección. Sin embargo no se lleva dicha figura (un Jesús resucitado) sino uno muerto, vencido, acribillado... una celebración de la muerte.

De hecho estamos en cuaresma, la celebración católica de la masacre que supuestamente le ocurrió a Jesús según la Iglesia. Una festividad católica que año con año pretende recordar el suicido asistido de Jesús y claro, mientras más gore, mejor.

Haciendo el parangón sería interesante aplicar parte de la frase de Jorge Wagensberg antes citada: No es admisible un espectáculo que requiera el sufrimiento, ya que creo que bajo ningún punto de vista se debería permitir la veneración al sufrimiento físico y a la muerte y mucho menos algo que debe celebrarse.

12 comentarios:

Enrique Arias Valencia dijo...

Aquí sí estoy en desacuerdo con el argumento, si bien no con su fondo.

La vida es un espectáculo que implica el sufrimiento de todos los seres vivos. Por lo que, si estamos en contra de un espectáculo que implique el sufrimiento de algún ser vivo, estaremos en contra de la vida misma.

Luego, sólo es retórica la frase de Jorge Wagensberg.

No nos engañemos: la vida sobre la Tierra es un horror, y terminar con la fiesta brava sólo llevará a disminuir en una mierdécima el espantoso sufrimiento que a diario se padece en el planeta.

Ahora, el fondo: me importa un sombrero lo que suceda con los toros; aunque si alguien se preocupa por ellos, pues que Dios los bendiga y que dejen de sufrir inútilmente, pus al fin y al cabo que eso es algo que ni yo sé hacer.

Señor de Xibalba dijo...

Hola Enrique, gracias por el comentario. Creo que la cuestión es mucho más sencilla de lo que parece: efectivamente el mundo y la vida es difícil en sí misma y contiene sufrimiento por el sólo hecho de vivirla, pero no por ello estor faculado para hacer sufrir a otro ser ¿con qué objeto?, ¿con el proporcionarme un poco de tiempo para olvidar mis propios sufrimientos? el ser humano es teleológico y su actuar deriva y depende de alcanzar un beneficio. Sin beneficio no hay acto. En este caso ¿cuál es ese beneficio? personalmente creo que el mismo es tan egoísta que resulta ser mezquino.

Por otra parte, tienes toda la razón respecto que todos los seres sufrimos, la cuestión con la que no estoy de acuerdo es con sobrevalorar dicho sufrimiento y hacerlo objeto de culto.

Saludos

Enrique Arias Valencia dijo...

¡Hola, un placer leerte!

Y el hecho de que Jesús muera en la cruz habla bien de los cristianos. De haber un Dios (no lo hay, pero de haberlo), sospecho que sí habría matado a su hijo como se relata en los Evangelios, pues, de nuevo, este planeta parece que sólo está para que todos suframos.

Y suerte y que se acabe la fiesta brava…

A ver si un día se acaba la fiesta brava de "humanos de lidia", que ¿cómo le dicen? ¡Ah, sí, me parece que le llaman "capitalismo"...

Jack Rational dijo...

Hola Xibalba y Enrique

Buen artículo, y concuerdo con el rechazo a las corridas de toros, pero lo veo desde un punto de vista distinto.

Los cristianos consideran que existe una diferencia radical entre los seres humanos y los animales, ya que según ellos fuimos creados por separado, y sólo nosotros tenemos alma.

Pero la Teoría de la Evolución de las Especies, que está soportada por una montaña de evidencia, muestra que evolucionamos mediante cambios graduales y que tenemos antepasados comunes con los animales.

Por otro lado, no hay evidencia de la existencia del alma, y la evolución gradual hace muy improbable su existencia.

Los animales son, por lo tanto, parientes lejanos nuestros, y debemos tratarlos con un respeto proporcional a su cercanía genética y a su desarrollo cerebral.

Para mí, matar a un chimpancé, a un delfín o a una orca es casi tan abominable como matar a un hombre. A una mosca que molesta demasiado la mato (si la atrapo :) sin pensarlo dos veces.

A un toro…, jamás lo mataría por diversión.

But then again, no soy cristiano.

Señor de Xibalba dijo...

Hola Jack. Gracias por el comentario. Creo que con la penúltima frase has dado con el meollo del asunto: matar por diversión y estoy seguro que existen muchas maneras de divertirse sin necesidad de causar sufrimiento.

Saludos

Jack Rational dijo...

Enrique: gracias nuevamente por tus elogios, y un abrazo.

Xibalba: estuve pensando un poco más en el tema, y te concedo la razón.

Aclarando un poco lo que expresé antes:

- A un chimpancé, a un delfín o a una orca no los mataría para comer su carne, porque sería casi como caer en canibalismo. Excepción: si me estoy muriendo de hambre.

- A un toro lo mataría si necesito la proteína de su carne.

- A una araña venenosa la mato sin contemplaciones, porque es una amenaza.

Pero no mataría a ningún animal por diversión.

Supongo que alguien que cree que tiene alma y que los animales no la tienen, podría ver las cosas de modo diferente.

Saludos.

1983andres dijo...

Algo que los creyentes rara o ninguna vez piensan, pero que Juliano el apóstata les recrimina: ¿Qué tiene de extraordinaria la muerte de Jesús para considerarla el más grande sacrificio, acaso no han muerto (ni murieron) muchos hombres de la misma manera que él y quizá peor?

Seba dijo...

No entiendo porqué relacionar el tema con la religión.

Señor de Xibalba dijo...

Hola Sebas, es por el culto a la muerte y el sufrimiento. Saludos

Rudy dijo...

Hola, definitivamente de acuerdo con ustedes con esto de los toros y todo, sin embargo, no logro encontrar la relación directa (indirecta definitivamente sí) con la muerte de Jesús.

Según lo que he aprendido no celebro la muerte y el sufrimiento de Jesús, solamente a manera de recordatorio, se revive la pasión de Cristo para recordar que hubo alguien que murió por un fin específico, la salvación del hombre, muy distinto a la idea de 1983andres "¿Qué tiene de extraordinaria la muerte de Jesús para considerarla el más grande sacrificio, acaso no han muerto (ni murieron) muchos hombres de la misma manera que él y quizá peor?", definitivamente 1983andres tiene razón hasta cierto punto porque puede ser que muchos más hayan muerto pero cuantos por decir que uno tiene que ser mejor, que uno debe ser más humano, que uno no debe guiarse por leyes vanas y creer que ya es buena persona y se acabo, que uno debe hacer el bien por amor y no por más?

Yo he aprendido que si llevo la cruz no es la cruz de un Jesús muerto, derrotado y acribillado, llevo un símbolo solamente que me recuerda que alguien me ha dado su vida por un bien mayor y no por un bien egoísta, que me recuerda constantemente que uno debe ser humilde, que uno debe ser constante y fuerte ante la prueba, es cierto que muchas personas la llevan sin saber por que, cargan en las procesiones y luego se van a emborrachar hasta quedarse en el suelo, no lo voy a negar, pasa, pero no con todos, sólo con aquellos que no han encontrado un cambio real en sus vidas ni ha comprendido que el ser bueno no está en vanas ideas o en adoración de juguete.

Por otro lado, entiendo la teoría de la evolución, difiero en la no creencia del alma y por experiencia sé que existe algo aparte del cuerpo humano y en eso es en lo que no logró hacer un "match" ¿en que momento el ser humano pasa a ser tan racional, a saber la diferencia entre el bien y el mal, a amar a pesar de que te hagan daño una y otra vez entre el animal y el hombre?.

Y definitivamente NO mataría a un animal por diversión, ¿qué culpa tienen ellos de que el ser humano en su increíble aburrimiento desee hacer algo tan mezquino como eso?
Saludos,

Enrique Arias Valencia dijo...

Rudy:

El final de tu comentario es la clave para que yo entienda porqué no me gustan las corridas de toros; incluso soy indiferente al destino del toro.

Rudy dijo:
Y definitivamente NO mataría a un animal por diversión, ¿qué culpa tienen ellos de que el ser humano en su increíble aburrimiento desee hacer algo tan mezquino como eso?
Respondo: ¡Yo jamás me aburro, y por eso no torturaría a un animal por diversión!

¡Hay tanto por hacer, como atormentarme a mí mismo con mi pasado estúpido!

Por lo tanto, ¡soy el único animal que torturo!

¡Salud e inquieta alegría!

Rudy dijo...

"¡Hay tanto por hacer, como atormentarme a mí mismo con mi pasado..."

... bien dicho, definitivamente hay muchas cosas mejores que hacer que matar a un animal, muy de acuerdo.