lunes, 19 de octubre de 2009

¿Instumentalizamos valores?

Benedicto ha recordado al nuevo representante europeo ante la Santa Sede que Europa no hace lo suficiente para promocionar sus "valores cristianos fundacionales" y ojo que no es cualquier valor, sino que específicamente los valores cristianos referentes a la familia (uniones hombre-mujer) y la vida (cuidado desde la conecepción hasta la muerte).

Y, que conste que según Benedicto, promocionar los valores cristianos en nada tiene que ver con privilegiar a la Iglesia, sino que es algo más de fondo... en caso no se cuide la herencia religiosa europea:

"... se corre el riesgo de que los valores sean instrumentalizados por individuos o grupos de presión deseosos de hacer valer sus intereses particulares frente al proyecto colectivo".


Pese a que los valores actuales que la Iglesia pretende imponer NO son los valores "fundacionales" del continente europeo, nace la duda:

¿acaso no es eso lo que ha hecho y continúa haciendo la propia Iglesia, es decir, instrumentalizar los valores de vida y familia, al considerar:

1. Que las familias únicamente pueden ser constituídas hombre-mujer, incluso desechando familias monopaternales y no digamos familias constituidas por personas de un mismo sexo.

2. Que existe un ser humano desde la concepción, sin tomar en cuenta que no hay evidencia alguna que sustente dicha afirmación?

Instrumentalizar es
Utilizar algo o a alguien como instrumento para conseguir un fin.


¿Entonces? no creo que quepa duda alguna que la Iglesia es la madre de la instrumentalización de los valores que pregona ya que sin base fáctica alguna, considera que la vida y la familia deben ser sustentados por valores que ella misma determina, fija y limita, establecidos con base en sus creencias, para conseguir sustentar sus propias ideas.

De hecho, es tal la "facultad" que la propia Iglesia se ha auto otorgado de fijar y limitar los valores que "sustentan vida y familia", que considera la vida como un valor absoluto... siempre y cuando no se arriesgue o se pierda en defensa de la fe católica, en cuyo caso hay un pase directo al cielo.

Y, la familia puede y debe ser renunciada para servir a Dios.

La idea de la Iglesia siempre ha sido clara:

Juez y jurado determina quién cumple y quién no, con base en lo que considera oportuno, criterios y valores cambiantes y dependientes de tiempo y lugar, de modo que dichos valores son y serán lo que la Iglesia necesite en su momento.

La instrumentalización a que la Iglesia teme ha sido su cotidiano actuar durante siglos, cambiando los valores que ella misma fija o simplemente dejando de aplicarlos, de modo que ha facilitado dádivas e incluso perdón de pecados a través de favores o dinero.

No hay valores absolutos y, mucho menos, valores absolutos derivados de lo que una institución determina con base en sus ideas propias, algo que la propia Iglesia a demostrado a través del tiempo cambiando y variando la escala de valores y los valores en sí mismos.

Ahora bien, ¿los ateos instrumentalizamos valores? puede ser, somos seres humanos y respondemos ante necesidades concretas e individuales, pero considero que al no existir valores absolutos y aceptarlo de esa forma, la instrumentalización de los mismos es menos posible ya que el valor que se aplique (vida o familia) dependerán de hechos reales, no de creencias, y de su aplicación en el cotidano devenir social.

Es por ello que creo que todo valor que se utilice para sostener una idea o una postura, debe estar sustentado en su real aplicación actual y libre en la sociedad, en concordancia con situaciones comprobables o comprobadas que lo sustenten.

De ese modo podría haber mayor certeza en que el valor que se aplica tiene mayor grado de objetividad en este tiempo y lugar, menos sesgos y una aplicación entre la mayoría de los individuos, algo que la Iglesia no toma en cuenta ya que para ella únicamente importa y vale lo que nace de sus mismas autoridades sin tomar en cuenta si es aplicable, retrógrado o discriminatorio.

3 comentarios:

Minerva dijo...

Hola Señor de Xibalba, Ayer veía sobre como la iglesia institucionalizó los llamados 7 pecados capitales. Como a criterio del Papa, fueron modificados hasta llegar a los que actualmente están vigentes por decirlo de esta forma.
Esta Institución se ha encargado de dictar las normas de convivencia social por siglos, pero considero que ya están anacrónicas. Y si a ésto añado que ya somos muchos los que consideramos que ellos no tienen por que dictar nuetras acciones cotidianas.
Saludos.

diego dijo...

Tengamos en cuenta, ademas, como han sido disminuidos los motivos de "latae setentiae" (excomunion automatica). Sera que dios va cambiando de parecer?
Un sistema moral que considera que profanar pedazos de masa es mas grave que una violacion, no me parece digno de tener en cuenta.

Señor de Xibalba dijo...

Hola Minerva. Tienes razón, son normas de convivencia que debieron quedarse dentro de la iglesia y se trasladaron, en muchos casos, a toda la sociedad sin importar si son o no creyentes católicos...

Hola diego: Es muy curioso eso de la excomunión automática y es cierto que prefieren hacerse de la vista gorda... ni siquiera excomulgaron a Hitler, con eso se dice todo.

Saludos y gracias por pasar.