viernes, 8 de mayo de 2009

Si Dios fuera mamá


Con la llegada del Día de la Madre he estado escuchando decir a todo tipo curas y pastores, entre otros, que el amor de una madre puede compararse con el amor de Dios, que el amor de una madre es una pequeña muestra del amor que Dios te tiene guardado y otras muchas comparaciones entre uno y otro que pretenden reflejar en algo conocido, una situación improbada como es Dios y, en consecuencia, su supuesto amor.

Pues muy bien, si tanto les gusta comparar, comparemos:

Si Dios fuera mamá esto pasaría:

Mamá pone en medio de la sala de su casa una serie de dulces para comer, sin embargo les dice a sus hijos que no coman de uno sin motivo aparente.

Paralelamente mamá le permite el libre ingreso a la casa a un hijo de otro matrimonio, el más malo de todos, desconocido para sus hijos y quién convence a sus hermanastros de incumplir la norma sin sentido que mamá les ha fijado.

Los hijos comen el dulce. Mamá completamente fuera de sí, los hecha de la casa indefinidamente para que sufran por esa desobediencia, culpándolos a ellos y a toda su descendencia, prohibiendoles regresar.

Pero es no es lo grave: el problema es que mamá sabía de antemano que todo esto pasaría, puso los dulces específicamente para que sus hijos comieran y permite el ingreso del hijo malo, ya que tiene un plan premeditado y predestinado. El caso es que mamá pudo haber evitado todo el sufrimiento que hace pasar a sus hijos, pero decide no hacer nada para evitarlo, aunque impone un castigo severo, desproporcionado, injusto e inapelable.

Esto no se queda allí: además de haberlos sacado de casa indefinidamente, mamá permite que el hijo malo los atosigue constantemente, minuto a minuto. Le permite que les quite su más valiosa posesión e incluso que se los lleve a un área de castigo y sufrimiento la cual está autorizada por ella para eso precisamente.

La única forma de regresar a casa es rendir adoración y pleitesía a mamá. Es más mamá pide sacrificios de distinta forma para ver que sus hijos están arrepentidos, aunque de antemano sabe quienes si lo están y quienes no.

Después de un tiempo en el que mamá cambia de carácter constantemente, castiga a sus hijos de todas las formas posibles y se inmiscuye en sus vidas, decide un cambio radical: envía a otro hijo, de otro matrimonio, uno que nada tenía que ver con los otros, a que vaya a sufrir. Este otro hijo es el favorito, sale de casa y efectivamente sufre lo indecible por todos sus otros hermanos.

Pese a ello, pese a que mamá ha hecho sufrir a sus hijos y a su hijo favorito, decide que pueden regresar a casa pero para ello deben cumplir con una serie de requisitos previos, formalidades y demás situaciones sin motivo, de modo que deberán pasar literalmente toda una vida de sufirimiento fuera de casa para que una vez cumplido dicho tiempo, puedan regresar al hogar materno.

¿Lo terrible? mamá sabe de antemano quienes regresarán y quienes no; mamá puede ayudarnos, si quisiera, en los sufrimientos fuera de casa e incluso permitirnos regresar a casa, pero simplemente no se le viene en gana hacerlo.

¿Así será el amor de una madre?, ¿crees que sería buena una madre así?, ¿cabe la comparación? resulta ser un absurdo, porque una madre así ya habría sido capturada, enjuicidada y condenada por todo lo que le ha hecho a sus hijos.

La comparación resulta ser ridícula y no es más que otro subterfugio para mantener dentro del redil a los borregos.



5 comentarios:

Mar-o dijo...

Hilarante!!!

"Excelente"

Saludos.

Minerva dijo...

Excelente comparación. Pienso que cuando una madre tiene hijos favoritos (cosa que si sucede en algunos casos ) la familia se comvierte en un desastre. Siempre me pregunté porqué dios no aceptó el sacrificio de Caín y si los de Adán, dando pié al sentimiento de la envidia entre hermanos.

Daniel Barona Narváez dijo...

Excelente analogía compañero!
Esto es evidencia de que un análisis crítico y simple de la concepción de Dios y de todo lo que se dice en la Biblia, es suficiente para desmontar toda esta serie de barbaridades que, en muchos casos, sirven solo para manejar gente y naciones enteras.

Saludos.

It / Señor de Xibalba dijo...

Gracias por los comentarios.

El problema es que el fanático nunca aceptará que el dios del que han hablado desde niño puede hacer algo inmoral, aunque está en su propia Biblia.

Saludos.

Chaproducciones dijo...

yo soy tu MADRE! y aras lo que te digo!... otra cosa en la que se parecen a dios...
cuando tu madre te persique a pedradas te das cuetna de que estas haciendo las cosas mal... ;)