miércoles, 17 de marzo de 2010

La imposibilidad real de cumplir con el 8o Mandamiento

Todos, absolutamente todos mentimos. Sin excepción decimos cosas o asumimos posturas que no reflejan la realidad.

Ya sea deseando un buen día a alguien que no me importa que lo tenga o dicendo que estamos bien a pesar que nos lleva la fregada sólo para no tener que explicar.

Es absoluta imposible cumplir con el 8o. mandamiento (no mentirás) ya que gracias a la evolución nuestro cerebro reacciona inmediatamente hacia ciertas situaciones cotidianas mintiendo y, por si no fuera poco se autoengaña para que convencerse a si mismo que la mentira es real y, por lo tanto, tener menos probabilidades de ser descubierto.

Al respecto el siguiente vídeo tomado del canal de YouTube de jacqueespa llamado Llevamos la Mentira Incorporada.

Disfruten:

3 comentarios:

Enrique Arias Valencia dijo...

¡Ja ja ja!

¡Genial!

Señor de Xibalba dijo...

Gracias por pasar siempre Enrique. Un saludo.

Wílmer López dijo...

Desde un principio sospeché que tanto escándalo por unas mentirrilas no era necesario. Hay mentiras inofensivas y otras con funestas consecuencias. ¿Qué medidor usar para saber cuan peligroso puede ser mentir en una circunstancia específica? Trabajo adicional para la ética personal.