martes, 24 de noviembre de 2009

El miedo y las religiones

Platicando con una amiga creyente me preguntó si sentía miedo, relacionando la pregunta con el hecho de ser ateo y le respondí que sí: claro que tengo miedo ¿saben lo verdaderamente minúsculos que somos, no digamos el planeta Tierra, sino cada uno de nosotros?, sujetos a fuerzas universales inconmensurables y aún desconocidas, capaces de hacernos desaparecer en cualquier momento... no tener miedo sería absurdo. El sólo hecho de salir de casa y no saber si regresaré me da miedo, no por mí, sino por dejar solos a mis hijos.

Sin embargo el miedo nos es útil: sirve para estar preparados ante algún riesgo o amenaza. Es la repuesta natural que nos mantiene a salvo.

Según Wiki:
Desde el punto de vista biológico, el miedo es un esquema adaptativo, y constituye un mecanismo de supervivencia y de defensa, surgido para permitir al individuo responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. En ese sentido, es normal y beneficioso para el individuo y para su especie.
Pese a ello las religiones ofrecen NO tener miedo ¿por qué? siendo beneficioso ¿por qué eliminarlo?

Claramente, aunque es beneficioso, a nadie le gusta tener miedo.


Nuestros miedos derivan de múltiples situaciones, pero las religiones se han enfocado en dos básicas: la muerte y el desconocimiento de nuestro entorno, incluyendo lo que nos ocurre y porqué.

La respuesta de las religiones a estos miedos son afirmaciones infundadas de situaciones improbadas, partiendo todas de la existencia de seres mágicos:

  1. Al miedo a la muerte nos han afirmado que hay un más allá, un lugar que de cumplir con las normas religiosas acá, será nuestro.
  2. Al miedo a lo desconcido no han hafirmado que existe un plan divino, desconocido y misterioso, pero existente.
Lo interesante de ello es que, con la constante repetición de dichas afirmaciones y la aceptación de las mismas, las religiones han creado seres que no responden ante los riesgos de confiar ciegamente en algo que no se ha comprobado. Autómatas religiosos capaces de inmolarse a sí mismos, junto otros inocentes. Hombres sin miedo a morir porque su religión se los ha robado...

El miedo no es malo, nos sirve y nos mantiene alerta contra todo tipo de peligros, incluyendo los charlatantes y embaucadores. Cualquiera que pretenda quitarte algo que te sirve merece ser observado en su actuar y determinar si efectivamente te quita ese algo por un beneficio cierto y conteste con lo que te ha quitado. Las religiones eliminan el miedo sin darte nada a cambio que una obediencia ciega que debes cumplir y promesas sin base. Ese es un mal negocio.

2 comentarios:

Mar-o dijo...

Hay que ver a que miedos se refiere usted, estas hablando de miedo a lo posible, ese si es un miedo saludable, pero a la religión no le quites la gran cantidad de miedos absurdos que nos inculcan desde que salimos del vientre materno, vigilados por un dios castigador, que se supone debe salvaguardarnos, acompaña a recua de entes malignos azarandonos la vida a todos con sus tentaciones e infernal maldad.


Esos miedos son los que tienen a muchos contra la pared, que los imposibilita de darse la oportunidad de pensar, conocer su entorno y amarlo.

Un saludo

Señor de Xibalba dijo...

Las religiones cambian un miedo real, por uno ficticio, del cual únicamene ellos tienen la cura. Tiene razón, la entrada no tocó ese tema. Gracias por aclararlo.

Saludos