viernes, 4 de septiembre de 2009

Lectura recomendada: "Amor a Dios... y al Dinero" (artículo de prensa)

No es un secreto el hecho que todas las religiones cristianas / católicas o relacionadas a estas ideas piden dinero.

Ya sea de forma indirecta, pasando la cestilla de la recolección a media misa o directamente diciendo que la salvación es directamente proporcional al diezmo...

Hoy les presento un excelente artículo del New York Times llamado "Amor a Dios... y al Dinero" de Laurie Goodstein en el cual retrata perfectamente estas estafas en el nombre de Dios:

clic para ampliar
clic para ampliar


La totalidad de suplemento donde aparece la nota acá, en PDF y descarga directa:




Los participantes (charlatanes-pastores o borregos-fieles) del "Evangelio de la Prosperidad" consideran que serán beneficiados económicamente por intervención divina, por lo que a mayor aporte, mayores serán las influencias divinas.

Muchos estafadores se han hecho multimillonarios timando a creyentes cegados por tratar de encontrar la salida fácil a sus premuras económicas.

Personalmente se me asemeja a un pozo de los deseos:

Inviertes tirando monedas y pidiendo deseos con la esperanza que se cumplan, pero finalmente quién se queda con las monedas es el pozo, mientras que las peticiones se quedan en lo que iniciaron: simples deseos.

Para refrendar el siguiente vídeo:

3 comentarios:

Bayo dijo...

Hola:

Bueno, esto siempre ha sucedido, y seguirá pasando mientras exista ignorancia. El ejemplo del pozo es muy bueno. Me hizo recordar que este fin de semana fuí a un Mall. ¿Yo en un Mall? ¡Si! (fuí a comprarme un libro). Entré al Mall y pasé directamente a una librería y terminé comprándome el libro Oliver Twist (me quería comprar un libro de Carl Sagan, pero el único que había era excesivamente caro). La librería estaba en el segundo piso y, cuando mire hacia el primer piso, ví una fuente de agua llena de monedas. ¡Qué triste! No lo podía creer.

Saludos.

Bayo

Señor de Xibalba dijo...

Hola.

Continuará pasando hasta que la gente reaccione y tengan consciencia que el dinero que doy sirve para mantener a un montón de vagos que viven de meterme miedo y amenazarme, decirme que soy lo pero del mundo y que, en indiscutible burla a mí capacidad de razonar, me dice que hay un ser que les dice a ellos (o a otros como ellos) que les debo dar dinero...

Saludos

Mar-o dijo...

Frases que utilizan la mayoria de los creyentes: "el que dá recibe", "Dios bendice al dador alegre".