martes, 18 de agosto de 2009

Lo absurdo de la Biblia: El árbol de la sabiduría


"De todo árbol del huerto podrás comer;pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás"

(Génesis 2:17)

En la versión Reina Valera se menciona "árbol de la ciencia" en vez del conocimiento.

La cita bíblica hace referencia al mítico árbol del cual Eva y Adán comieron, lo que acarreó su expulsión del Edén.

Es interesante establecer que dicho árbol es llamado en la Biblia del conocimiento (o ciencia) en Génesis 2:17, tal y como se ha citado, o de la sabiduría en Enoc 32:1 y 6 .

Es obvio que existe un mensaje subyacente en las citas, un mensaje que se refiere a que el hombre debe de mantenerse alejado de la ciencia, del conocimiento o de la sabiduría ya que, en caso contrario, será expulsado de la vista de Dios e irá a un lugar de sufrimiento.

Pues, si eso fuera así, gracias al fruto de ese árbol podemos poner en duda los absurdos de dicho pasaje:

En la cita del Génesis se presenta como al comer el fruto de dicho árbol se logró el discernimiento entre el bien y el mal. Ello significa que el hombre no conocía previamente dicha diferenciación, es decir, que no conocía entre lo bueno y lo malo.

Se desprende de la cita que el bien y mal existían al momento de los supuestos hechos. Ello se refrenda con la aparición de la serpiente (el Diablo).

Es decir que Dios habría creado al ser humano para que pudiera (a futuro) diferenciar entre algo preexistente (bien y mal) aunque no fue creado con dicho discernimiento para su uso inmediato.

Me surgen varias dudas en este momento:

¿Por qué Dios crearía al ser humano para que pudiera diferenciar entre el bien y el mal al momento de comer un fruto?

¿Por qué condicionar dicho discernimiento si el mal y el bien ya existían?
¿Por qué crear al hombre "inocente" para que fuera embaucado por El Diablo si hubiera sido mucho más sencillo darle discernimiento para diferenciar entre lo bueno y lo malo desde un inicio y garantizar una condena correcta en caso hubiera incumplimiento?

Recordemos que el hombre había sido creado "inocente", no diferenciaba entre el bien y el mal y, únicamente pudo hacerlo después de haber comido el fruto.

Como se presente me suena a trampa y solamente me parece algo medianamente lógico si tomamos en cuenta otro de los "misterios divinos": su famoso plan de salvación.

Si dicho plan existe, todo cuadra. Para ello tuvo que embaucar a Adán y Eva en primer lugar y luego hacer matar a millones de personas (incluyendo a su Hijo) para que unos pocos se salvaran.

¿Es ese el Dios de amor del que los creyentes se vanaglorian?

* Imagen http://s150.photobucket.com/albums/s110/skyeyes_photo/

6 comentarios:

Minerva dijo...

Comento que en la Biblia nunca hace mención de que sea una manzana el fruto prohibido, ¿ de donde vendría esa versión? aparte he pensado que si Dios es bueno e hizo todo bien como dice el Génesis, debió haber previsto todo incluyendo darles a la pareja que creó todos los elementos para que razonaran y entonces si, que ellos elijieran su destino. Un saludo.

Minerva dijo...

disculpa debe decir " eligieran"
saludos

Chaproducciones dijo...

mira otro encavezado, talvez te guste...eres libre de usarlo...
http://img199.imageshack.us/img199/3742/piensa.jpg

Nicolás Crespo dijo...

Sugiero el estudio de la teología procesal, para adquirir una visión alternativa de estas cosas de la Biblia. Una interpretación literalista de la Biblia no siempre es recomendable; tampoco una interpretación metafórica es siempre lo apropiado. Recomendaría a autores como Marjorie Suchocki, John Cobb Jr., Rita Nakashima Brock, Daniel Day Williams, Alfred North Whitehead, y Charles Hartshorne. Más allá de la tendencia de muchos teólogos cristianos liberales de tratar con escepticismo los textos bíblicos; y más de la concepción teísta clásica, hay que seguir investigando. Reitero mi sugerencia: Investigar la teología de proceso o teología procesal.

Señor de Xibalba dijo...

Gracias por el consejo Nicolás, aunque adelanto que la propia naturaleza de la teología va en contra de lo que pienso: tratar de encontrar cierto conocimiento de seres de los que no existe prueba alguna resulta ser absurdo desde mí punto de vista.

La entrada trata de reflejar precisamente la visión literalista de muchas tendencias cristianas al considerar que todo, absolutamente todo lo que aparece en la Biblia, efectivamente ocurrió en algún momento.

Se perfectamente que la necesidad de acoplar la creencia al creciente conocimiento ha hecho que las concepciones literalistas (que eran en su momento la generalidad) evolucionen a distintas formas de interpretación para acoplar la creencia a las necesidades actuales y al creciente pensamiento crítico, pero eso no significa que sea cierta por eso.

Investigaré lo que me aconsejas y emitiré mí opinión en su momento.

Saludos

pepe dijo...

es más simple. Nuestras vidas transcurren tomando decisiones, unas veces acertadas y otras erradas. Incluso acertando en una decisión puedes herir al de tu lado. Es la vida y así será. Si no tenemos esta libertad de decisión y nuestros actos fueran perfectos no seríamos humanos, sino dioses. Nos está diciendo que no somos perfectos, que si el conocimiento de la verdad, del bien y del mal, etc. lo tenemos que saber gestionar durante nuestra vida.