viernes, 22 de agosto de 2008

¿Hasta dónde, señor cura?

Según la BBC:

A través del semanario "Desde la Fe", la publicación oficial de la Arquidiócesis de México, el sacerdote Sergio Román del Real le sugirió a las mujeres no usar "ropa provocativa" ni entrar en "conversaciones o chistes picantes" -con hombres- para evitar agresiones sexuales.


En otras palabras y según la idea de este señor cura, las mujeres que usan cierta vestimenta y participan en ciertas conversaciones "picantes" dan la pauta para sufrir una agresión sexual...

Es increíble que una institución social (como bien o mal lo es la Iglesia Católica) se exprese de esa forma, lo que me molesta y explico a continuación:

Me molesta lo que en el mejor de los casos se puede considerar como falta de conocimiento del tema o falta de sentido común: ¿Acaso en un secreto que en países donde las mujeres están tapadas hasta la nariz -léase aquellos regidos por sistemas totalitarios religiosos- son los lugares con mayor índice de agresiones (sexuales y de otro tipo) hacia la mujer?.

No puede partirse de una situación como la vestimenta o la conversación de cualquier persona para concluirse en una supuesta agresión, a no ser que se considere ésta vestimenta o conversación como una PROVOCACIÓN de la mujer hacia el hombre.

No existe otra forma de justificar la expresión a no ser la idea que me lleva a presumir que la declaración no se basa en la ignorancia del tema sino en algo un poco más complejo: la posición de la iglesia respecto de la mujer.

Es de todos conocido que la Iglesia Católica (entre otras) no considera a la mujer en igualdad con el hombre y la idea se refrenda con aseveraciones como las realizadas por el señor cura.

Sin embargo, dándole el beneficio de la duda, dejemoslo como simple ignorante o carente de la visión necesaria y no pequemos de suspicaces.

En todo caso, me pregunto ¿hasta dónde, señor cura? ¿hasta dónde llegará la iglesia entrometiéndose en asuntos que no son de su competencia?

Acepto que si el cura susodicho hubiera alegado que la vestimenta o conversación iría en contra de lo determinado por tal o cual mandamiento, precepto, dogma, idea, burrada o lo que sea de la iglesia, habría estado dentro del marco de sus "atribuciones", pero asumir que la mujer provoca al hombre y que para evitarlo debe de dejar de actuar de cierto modo NO está dentro de éstas.

Afortundamente se han hecho escuchar las personas que, correctamente, están en contra de esta idea. Suerte a ellas.

It.

2 comentarios:

Valeria dijo...

Muy bueno tu analisis,la verdad me quede en shock cuando escuche esta nota.Despues quieren que la iglesia vuelva a tener un papel importante en la sociedad como antes,con este tipo de comentarios totalmente destructivos,los cuales de un plumazo pueden tambalear todo lo que se ha ganado en años,para insertar a la mujer en un plano de igualdad,frente a los hombres.Imagino la indignacion de las mujeres en Mexico.Este "señor" lo unico que parece hacer pensar es que los hombres no razonan y son animales de instinto que al ver una minifalda,pierden todo concepto aprhendido y atacan;de TERROR.Me alegra ver a un hombre con esta opinion,ayuda a sentir que no todos estan perdidos.Saludos!!!

It dijo...

Gracias Valeria.

Ojalá y las mujeres dejen de pedir perdón por cosas o actitudes que son "malas" de acuerdo a preconceptos dirigidos a cumplir ciertos fines.

It.